La publicidad en buscadores es esencial para promocionar un sitio web y hacer que llegue al público objetivo. Para esto es necesario crear anuncios que no solo sean atractivos, sino que también respondan a una necesidad concreta del potencial cliente. ¿Pero es suficiente con un anuncio exitoso? No. La clave final estará en la landing page. Es decir, la página a la que se llegue a través de ese anuncio. Pero, ¿qué es, concretamente, una landing page?

Una buena landing page puede funcionar como la mejor herramienta para captar clientes.

Landing page: ¿qué es?

Una landing page es lo que se conoce como “página de aterrizaje”, es decir aquella página en la que “aterriza”, o a la que llega, el usuario después de haber realizado una búsqueda en Internet. Por ejemplo, una persona busca en Google “zapatos para mujer en México”. Dentro de los resultados de la búsqueda, Google ubicará en primer lugar a los anuncios que mejor respondan a esas palabras. La persona al hacer clic en el anuncio de su interés será dirigida a una página concreta, perteneciente a cierto sitio web. Allí es donde, se supone, encontrará aquello que acaba de buscar y que soluciona su problema o necesidad.

Es aquí donde debe suceder la “magia”. La calidad de una landing page y el nivel de respuesta que de a la búsqueda del usuario será lo que determine que se quede en ella y siga navegando hasta generar la conversión, o que con un simple clic la cierre y busque otra cosa.

landing page

Función de una landing page

La landing page es, por lo tanto, una página que se diseña exclusivamente para convertir a esos usuarios que llegan, a través de un anuncio, en leads. ¿A qué se llama leads? A los usuarios que, ya sea por una compra o una suscripción, han brindado sus datos a una empresa pasando a formar parte de su base de datos. Esto con la previa aceptación de sus políticas de privacidad.

La función de la landing page, y por ende su importancia, radica en que gracias a ella es posible hacer que esos usuarios que llegan desde un buscador se conviertan en clientes.

Teniendo en cuenta este objetivo las landing page suelen presentar un diseño sencillo, ya que el fin es uno solo. Son más simples que el resto de las páginas de un sitio y se caracterizan por tener poco contenido y un formulario para completar.

3 elementos que tiene una buena landing page

Si bien la creación de una página de aterrizaje dependerá en gran parte del diseño elegido y el objetivo del negocio, hay ciertos elementos comunes a estas que no pueden faltar para marcar el camino al éxito.

  • Un título atractivo: esto será lo primero que verá al usuario al ingresar a la pagina por lo tanto debe ser un elemento atractivo, que capte inmediatamente la atención y que hable del beneficio principal que se ofrecerá.
  • Material visual: hoy en día lo visual es lo que más capta la atención, por ello el uso de una imagen que impacte o un video creativo puede ser clave al momento de lograr que el usuario permanezca en el sitio.
  • Un llamado a la acción: esta parte es fundamental y no puede faltar nunca. El botón que lleve al usuario a realizar la acción deseada tiene que estar bien ubicado, resaltar y ser directo. Por ejemplo: “Suscríbete aquí”, “Recibe tu E-book gratis”.

Adquirir clientes potenciales con una landing page

Ya está más que claro que el fin principal de una página de este tipo es conseguir clientes potenciales. Su importancia, cuando está bien desarrollada, se basa en algo concreto: los resultados. Ya que, si bien se puede llegar a los usuarios de diferentes maneras, la efectividad a través de una landing page puede ser muy grande. Tanto así que la tasa de conversión crece, muchas veces, gracias a esta estrategia de captación.

Esto no quiere decir que el simple hecho de crear una landing page atractiva sea sinónimo de éxito. Como toda estrategia en el medio digital requiere de un planteamiento completo que considere el paso a paso del usuario. Desde la búsqueda en Google y la lectura del anuncio hasta la visita a la página donde debe encontrar algo que sea exactamente lo que busca. En este sentido destacan la claridad en el contenido, la fidelidad a la propuesta del anuncio, el buen diseño, la adaptabilidad a diferentes dispositivos, la velocidad de carga y el buen uso de las palabras clave.

landing page

Optimizar tu página

Ya has puesto en marcha tu anuncio y algunas visitas empiezan a llegar a tu página ¡Todo parece marchar sobre ruedas! Pero, ¿qué sigue a continuación? Claramente dejar que la página triunfe por si sola sin analizar los que va sucediendo no es una respuesta. Aquí es cuando aparece el concepto de optimizar. Y en esto puede estar la clave para marcar la diferencia entre buenos resultados y ausencia de los mismos.

¿Cuáles son las claves para optimizar una landing page? Como hemos dicho anteriormente, muchas cuestiones dependen directamente del objetivo final y del tipo de negocio. Pero en lo que respecta a optimización de la página de aterrizaje hay cuestiones a tener en cuenta que son muy importantes y comunes a casi todas las páginas de este tipo.

Piensa siempre en tu público objetivo

Nunca pierdas de vista al público objetivo, porque, después de todo, es a ese grupo de personas al que debes sorprender. En este punto es importante que conozcas sus intereses y aquello que los motiva a llegar hasta tu sitio web. Puede que tu página te parezca inmejorable, pero mírala siempre con ojo crítico y como si fueras un usuario, no el creador de la misma. Para esto resulta útil, muchas veces, pedir opinión a alguien externo a tu negocio.

Elimina las distracciones y apuesta por lo simple

Una buena landing page debe confirmar lo que ofrece el anuncio. No aproveches una única página para incluir muchos contenidos que creas pueden interesar. Ocupa, en lo posible, una página por oferta para evitar que el usuario se sienta “engañado” con lo prometido. A esto se añade la importancia de ser simple, pero sin dejar de ser creativo y original; lo cual se aplica también al formulario, el cual tiene que ser fácil de completar y no agobiar con tanto texto.

optimizar landing page

No dejes de optimizar

Ahora que ya sabes la importancia de la optimización, hay otra cuestión a considerar: la constancia. Por eso, no dejes de optimizar. Aunque tu landing page esté teniendo buenos resultados, revisa si puedes mejorar aún más aquello que funciona y pulir las partes que no. En este caso puede ser de utilidad realizar un test A/B y probar diferentes variaciones.

Gracias a las pruebas y cambios que vayas realizando te darás cuenta de las ventajas que ofrece una landing page optimizada respecto a una que no se mejora nunca. Estos son la posibilidad de reducir los costos para llegar a nuevos clientes, la oportunidad de aumentar la taza de conversión de manera más rápida y, finalmente, la mejora total de la imagen del negocio ante los usuarios.

El mundo digital se caracteriza por los cambios constantes y por eso resulta tan importante adaptarse a estos. Usar a tu favor las herramientas digitales que existen hoy en día y aprender de la práctica es lo que te permitirá potenciar el desarrollo de tu negocio desde los detalles más simples hasta los elementos más complejos. El secreto está en la constancia, la capacidad de innovar y los buenos objetivos.